Visión

Nuestro único anhelo es la exaltación de Jesucristo y su Evangelio.

Nuestra petición ante nuestro Santo Dios es que el Santo Espíritu de Dios nos asista para que de entre nosotros Dios levante hombres y mujeres que vivan, prediquen y enseñen un Evangelio auténticamente bíblico que exalte a Jesucristo, por todos los medios posibles, como una ayuda en la controversia, una confirmación en la fe y un medio de edificación en la justicia, de tal manera que los hermanos y hermanas que pertenecen a la IBEM estén preparados para dar respuesta de la fe que hay en ellos, evitando así toda manipulación religiosa.