¿PUEDE LA MUJER ENSEÑAR EN LA IGLESIA? ¿PUEDE SER UNA AUTORIDAD, COMO POR EJEMPLO PASTORA?

¿PUEDE LA MUJER ENSEÑAR EN LA IGLESIA? ¿PUEDE SER UNA AUTORIDAD, COMO POR EJEMPLO PASTORA?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Doctrina
  • Comentarios de la entrada:5 comentarios

Preguntas importantes sobre el rol de la mujer en la iglesia:

¿Pueden las mujeres ser designadas pastoras? Esto en el contexto de hacerse cargo de una iglesia local

¿Puede la mujer enseñar en la Iglesia?

Comencemos por 1ª a los Corintios

14:33 pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos,

14:34 vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.

14:35 Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.

Este pasaje dice fuertemente y de manera explícita la respuesta a nuestras preguntas, el apóstol no lo podía haber dicho de manera más clara, así que no lo podemos ignorar, pero debemos llegar al fondo del mandamiento apostólico. Comencemos por ver ¿cuál es el contexto de este pasaje? Esto es importante, el contexto de este pasaje se refiere al buen orden de la reunión oficial de la iglesia en el día del Señor. Todo el contexto del capítulo 14 está hablando de eso, ya que el apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo nos dice en 1ª a los Corintios:

14:18 Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros;

14:19 “pero en la iglesia” prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida.

14:23 “Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar”, y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?

14:26 “¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís”, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación.

No se refiere a los tiempos de comunión de la iglesia en otros días, a momentos de comunión cristiana, ya que el mismo apóstol enseña inspirado por el Espíritu Santo que hay momentos que podemos y debemos exhortarnos unos a otros en amor fraternal.

Ahora, la misma palabra griega que se usa en el versículo 33b (“Como en todas las iglesias de los santos”), 34 (“Como en todas las iglesias de los santos”) y 35 (“porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación”). Esta expresión “iglesias de los santos” y “congregación” ¿porqué no se escribió sólo iglesia o sólo congregación? Seguramente los traductores sabían algo importante en cuanto al lenguaje preciso y tuvieron presente lo siguiente:

En muchos pasajes bíblicos cuando Pablo llama “la iglesia” se refería a todos los hermanos que estaban en una misma región geográfica, por ejemplo: la iglesia que está en Corinto, la iglesia que está en Efeso, la iglesia que está en Filipos, etc. Esta expresión se refiere a la iglesia dentro de una misma zona geográfica y esto aunque ella no esté reunida, por ejemplo nosotros somos la iglesia de Santiago en la semana, mientras trabajamos, mientras estudiamos, y aunque no estamos reunidos, somos parte de la iglesia de Santiago. Ahora, en los ver. 33b, 34 y 35 Pablo está utilizando la misma palabra griega, pero con una connotación diferente, se refiere a la iglesia junta en un solo lugar, en otras palabras a la asamblea de la iglesia en un solo lugar y en ese entonces esto ocurría sólo en el día del Señor, cómo dice en “1ª a los Corintios 16:2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas”. Estas ofrendas eran para los santos pobres de Judea que estaban en medio de hambruna ¿Cuál día debían ofrendar?, el primer día de la semana, el Domingo, el día que resucitó el Señor, en la reunión oficial de la iglesia.

Entonces son los hombres los que deben hablar en la reunión oficial de la iglesia, el pastor predica y enseña la Palabra de Dios y si alguien debe compartir algo en ese servicio debe ser otro varón, cómo dice el versículo 14:26 ¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación, y cuando en el versículo 34 dice que las mujeres callen en la iglesia, no está diciendo que las mujeres callen en todas las reuniones de la iglesia, en toda situación, y para todo el tiempo.

Debido a esta prohibición y su fundamento apostólico, queda claro que las mujeres no pueden predicar y presidir a la iglesia el día del Señor, por lo que tampoco ellas pueden ejercer cargos de liderazgo en la Iglesia de Cristo, como por ejemplo ser pastoras, y esto aunque vemos en la iglesia apostólica a fervientes mujeres sirviendo codo a codo con los apóstoles: Lidia, Evodia, Síntique, Febe e incluso Priscila discipulando a Apolos, pero jamás vemos a una mujer presidiendo un culto o tomando oficios que les pertenecen por orden bíblico a los hombres.

LAS OBJECIONES

  1. Que este era un mandamiento sólo para los Corintios.

Esto es mentira, fijémonos que el ver 33 de 1ª de Corintios 14, termina con la frase “como en todas las iglesias de los santos”, algunos insinúan que esta expresión se refiere al carácter de Dios, indicando que por Su carácter Dios es el mismo en todas las iglesias, pero en la Reina Valera está frase es fiel al original y claramente esta frase es el comienzo de la enseñanza del ver 34 y 35, Pablo está diciendo que esta enseñanza sobre las mujeres es la tradición apostólica para todas las iglesias locales que existían en aquel entonces. Así que esta práctica es algo que observaban todas las iglesias de los santos en la época de los apóstoles, no es un tema cultural de los Corintios, ni algo puntual para ellos, sino que es una enseñanza apostólica para todas las iglesias de los santos y esto hasta los días presentes.

En otras palabras, Pablo le está diciendo a los Corintios que ellos estaban haciendo algo que no se hacía en todas las iglesias verdaderas de la tierra en aquel entonces, por permitir que las mujeres hablen y enseñen en la “reunión oficial” de la iglesia en el día del Señor, específicamente en el ministerio de la Palabra de Dios (la “reunión oficial de la iglesia”, es la reunión del día Domingo donde toda la congregación se reúne en un solo lugar a oír la enseñanza oficial de la Palabra de Dios por medio del pastor de su iglesia local), no se refiere a otras reuniones como por ejemplo oraciones, convivencias, y reuniones de enseñanza que se pudieran hacer en la semana o fuera del contexto de la reunión oficial de la iglesia o de una reunión solemne que la iglesia pudiera tener.

En círculos carismáticos y pentecostales se enseña que esta es una enseñanza sólo para los Corintios porque ellos tenían un problema cultural o era una situación puntual, por eso nombran pastoras y aún llegan más lejos ya que en la reunión oficial de la iglesia, es sabido que en muchas de esas denominaciones estas son presididas por mujeres no tan sólo en la palabra de Dios, sino también como profetas y cosas así.

  1. Otra objeción dice que la maldición de Génesis 3:16 “A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti”. Fue anulada con la venida de Cristo.

Ellos dicen que en Cristo dice Gálatas 3:28 “no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”.

Esto también es mentira, porque vemos que en la última parte del versículo 34 de 1ª a los Corintios 14 dice: “como también la ley lo dice”. Cuando Pablo dice esto les está recordando a los Corintios lo que ya les dijo en el capítulo 11 de la misma carta, hablándoles de la sumisión al orden de la iglesia y otras cosas les dice:

11:8 Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón,

11:9 y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.

También Pablo lo vuelve a mencionar en 1ª a Timoteo

2:11 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.

2:12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.

2:13 Porque Adán fue formado primero, después Eva;

2:14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.

2:15 Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.

Así que después de leer estos textos del nuevo testamento que hacen referencia a la ley (cuando Pablo dice “cómo también la ley lo dice” está diciendo “como las Escrituras lo dicen”), los comprenderemos mejor y tendremos una aclaración definitiva a esta segunda objeción, al ver las Escrituras a la Pable se refiere, estas se encuentran en Génesis 2.21-22:

2:21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.

2:22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.

2:23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

Queda claro en estas Escrituras que ¡la enseñanza de Pablo se toma de algo que ocurrió antes de la maldición de Génesis 3:16!, así que se hace evidente que la autoridad del hombre en la iglesia es parte del diseño de Dios para todos los tiempos de la historia de la humanidad y en todos los aspectos de la vida humana y NO es una maldición, sino que es el diseño que Dios creó.

Por todo esto, el papel de la mujer no es estar en el liderazgo de la iglesia, ni ser pastora, y esto porque es parte del buen orden que Dios ha creado.

¿CONCLUIMOS ENTONCES QUE LA MUJER ES COMPLETAMENTE NULA EN LA IGLESIA Y NO PUEDE HABLAR EN NADA?

¡De ninguna manera!, más de alguna feminista podría pensar esto, pero no es así. Vemos en la iglesia apostólica a fervientes mujeres sirviendo codo a codo con los apóstoles: Lidia, Evodia, Síntique, Febe e incluso Priscila discipulando a Apolos, pero jamás vemos a una mujer presidiendo un culto o tomando oficios que les pertenecen por orden bíblico a los hombres. Entonces las mujeres ¿pueden enseñar?, ¿pueden profetizar?, ¿pueden hablar en lenguas?, pueden exhortar a los hombres? La respuesta es sí, pero fuera del contexto de la reunión oficial de la iglesia el día Domingo, donde los pastores que enseñan a la iglesia local que presiden. Vemos en 1ª a Corintios 11.5 “Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta …”, aquí Pablo habla que pueden orar y enseñar o profetizar, pero en este capítulo 11 Pablo no hace ninguna referencia explícita a la reunión oficial de la iglesia local, así que se entiende que este consejo es cuando la iglesia se reúne en el contexto de la semana o en reuniones puntuales que son propias de cada iglesia local para el crecimiento doctrinal de sus miembros, en especial cuando la iglesia en hogares (la iglesia es un centro de estudio teológico permanente).

Es en este contexto que Dios les da dones de enseñanza y liderazgo a las mujeres dentro de la iglesia, sin embargo, El ha determinado que ellas ejerzan estos dones en un contexto particular, así que ningún pastor o hombre puede anular a las mujeres de su congregación en la predicación del Evangelio, sino sólo circunscribir su ministerio al ambiente y contexto adecuados a la posición donde Dios la coloca en Su palabra.

Un ejemplo bíblico precioso de esto lo vemos en Priscila, la esposa de Aquila. Vemos en Hechos:

18:25 Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan.

18:26 Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios.

Es curioso que el Espíritu Santo haya inspirado a Lucas a poner de manera explícita a Priscila, las expresiones del versículo 26 “cuando le oyeron”, “le tomaron aparte” “y le expusieron más exactamente el camino de Dios” dan a entender que ella tenía la autoridad de enseñar a este joven predicador, pero lo hizo en un contexto privado.

Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, enseña que para ciertos temas importantes de la vida cristiana de las mujeres de la iglesia local, se ocupen a mujeres piadosas con un claro testimonio de madurez cristiana para enseñar a mujeres más inexpertas, él les llama a estas enseñadoras “ancianas”. Vemos esto en  el libro de Tito:

2:3 Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien;

2:4 que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos,

2:5 a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

Aunque estos temas están en el ámbito de la familia, por su puesto estas ancianas no ivan a enseñar de su propio corazón, sino de acuerdo a las enseñanzas de los apóstoles.

También vemos que el Señor nos muestra en Su palabra que en la actividad semanal de la iglesia, en las misiones, y hasta en la vida cotidiana y familiar podemos Dios autoriza a las mujeres en la enseñanza y la edificación de la iglesia, veamos:

Romanos

15:14 Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros los unos a los otros.

Colosenses:

3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría

¿Se refiere a que esto es sólo entre hombres?, por supuesto que no, se refiere a que en un contexto de edificación fuera de los servicios de enseñanza oficial de la iglesia los hombres y las mujeres pueden exhortarse y enseñarse mutuamente.

Finalmente citemos el libro de Hechos capitulo 16 versículo 13, donde se respalda que la mujer puede trabajar en la obra del Señor, dice que en Filipos ocurría lo siguiente:

Versión RVR1960

“Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido”.

Versión LBLA

“Y en el día de reposo salimos fuera de la puerta, a la orilla de un río, donde pensábamos que habría un lugar de oración; nos sentamos y comenzamos a hablar a las mujeres que se habían reunido”.

Estas eran cristianas que se congregaban allí y sin duda se edificaban y predicaban y misionaban y oraban con tal intensidad que Dios les envió un pastor, fue tal la intervención de Dios a favor de estas mujeres que dice en “Hechos 16:9 Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos”. La primera ciudad de Macedonia era Filipos y Pablo en vez de encontrase con un varón macedonio, se encontró con estas mujeres que oraban y constituían una iglesia local allí. Pablo se acuerda de algunas de estas mujeres en Filipenses 4:2-3.

4:2 Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor.

4:3 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.

CONCLUSION

La mujer puede enseñar, discipular y evangelizar a hombres y mujeres en una iglesia local en todo contexto menos en la reunión oficial de la iglesia en el día del Señor o en cultos solemnes que deben ser presididos por el pastor o predicares autorizados.

Dios nos bendiga.

Aroldo Riquelme B.

Pastor de la IBEM

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. eduardo caneo

    concuerdo totalmente con la enseñanza entregada y les felicito

  2. Elmer papel Ojeda

    Bendiciones…

  3. Mario Valdés O

    La Palabra de Dios es muy clara la mujer no debe enseñar en la Iglesia, Dios le dio el señorío al varón, no deben haber pastoras las mujeres debe aprender siempre del hombre lo dice claramente la Bendita Palabra del Señor (en mundo se está metiendo hace tiempo en la Iglesia y la mujer quiere liderar)

  4. Paul

    que excelente y completo estudio, gracias, y gloria a Dios por levantar a siervos fieles en estos tiempos de apostasía y feminismo.

  5. Aurora

    Un post muy interesante. Muchas gracias por la ilustración. Saludos.

Responder a Paul Cancelar la respuesta